Cómo crear el plan financiero de tu empresa en 5 sencillos pasos


¿Ya iniciaste el plan de negocios de tu empresa? De seguro ya tienes una idea más clara de hacia dónde deseas dirigir el rumbo de tu negocio. Probablemente, ya te topaste con el temido plan financiero y deseas más información acerca de cómo desarrollarlo. En esta guía deseamos brindar conocimientos contables básicos y aclarar la mayor cantidad de dudas que te puedan surgir al realizar las finanzas de tu emprendimiento.



La importancia del plan financiero radica en que a través de él se tiene un mayor conocimiento cuantitativo de cómo se encuentra el negocio. Su utilidad se asemeja a la de los indicadores de alerta de una computadora portátil, que avisan cuándo se ha agotado la batería, si existen nuevas actualizaciones o incluso si hay amenazas de virus. En el caso de una empresa, con este instrumento se puede conocer, entre otros datos, los siguientes:

  • Cuáles son los costos y los gastos en los que se incurrirá en determinado tiempo y cuánto capital debe de invertirse inicialmente
  • Cuándo se recuperará la inversión
  • Si el negocio es rentable y valdrá la pena
Además, es muy útil para presentarlo a futuros inversionistas, quienes dedicarán especial atención a los indicadores de desempeño.


Te introducimos algunos términos contables básicos que necesitas conocer.

i. Presupuesto: es un estimado de los gastos, los costos o los ingresos previstos para un determinado período de tiempo. Existen de diferentes tipos e imaginamos que ya realizas uno para tus gastos personales.

ii. Estados financieros: son documentos que recopilan información del estado económico de una empresa. Hay tres básicos: balance general, estado de resultados y estado de flujo de efectivo.

iii. Activos: son todos los bienes que la empresa posee y que pueden convertirse en efectivo o en equivalentes para su posterior venta. Si tienes dudas acerca de un posible activo, pregúntate: ¿Puedo venderlo en el futuro? Si la respuesta es afirmativa, te encuentras ante un activo.

iv. Pasivos: corresponden a las deudas y a las obligaciones con las que la empresa financia su activo. En este rubro se encuentran las compras y las cuentas por cobrar.

v. Patrimonio o capital: se le conoce como el conjunto de bienes, derechos y obligaciones con los que la empresa logra sus objetivos. También pueden verse como los recursos que el negocio posee.

vi. Ecuación contable: es tan simple como ACTIVO = PASIVO + CAPITAL. Significa que todo el valor del activo debe ser financiado, ya sea con deudas o con el capital de los accionistas.

vii. Gastos versus Costos: muchos confunden estos términos como semejantes, pues representan desembolsos de dinero. Sin embargo, la empresa realiza el primero de manera general para el desarrollo de sus actividades cotidianas. Mientras que, efectúa el segundo para generar el producto o el servicio que ofrece a los consumidores. Por ejemplo, uno de los costos de una pupusería es la compra de los frijoles que utiliza en las pupusas. Por otro lado, el pago de desinfectante para trapear el suelo se vuelve un gasto que debe asumir para mantener el local aseado.

viii. Utilidad: la RAE lo define como "Provecho, conveniencia, interés o fruto que se saca de algo". Económicamente, esta resulta de restar los ingresos menos los costos empleados para la producción de un producto o servicio.

ix. Rentabilidad: financieramente, se trata de obtener más beneficios con la menor cantidad de recursos invertidos. Esto incluye el riesgo o el costo de oportunidad que se tiene al escoger un proyecto. Por ejemplo, a Juan le pagaron $600 de indemnización y tiene dos opciones: la primera es comprar un horno e iniciar su propia panadería; la segunda, depositarlo en el banco con cierto porcentaje de interés. Él ha calculado que dentro de cinco años obtendrá mayores ganancias con su negocio que con su dinero guardado, por lo que su emprendimiento es más rentable.


Para el plan de negocios, nos enfocaremos en 5 instrumentos contables. Todos ellos deberás presentarlos en períodos de 3 a cinco años, como mejor te parezca:

Comúnmente conocidas como presupuestos de ventas, son aproximaciones de lo que se espera vender en períodos futuros, mencionando las unidades, el precio y el efectivo a recibir. Existen diferentes métodos que te servirán para crear la proyección:

A. Método Estadístico y matemático.
  1. Mínimos cuadrados
  2. Logarítmicos
B. Método de criterios personales.
  1. Personal de ventas y comercialización.
  2. Departamento de comercialización.
  3. Consultores externos
C. Método aritmético. 
  1. Incremento porcentual.
  2. Incremento absoluto.
  3. Promedio móvil
Puedes encontrar mayor información aquí.
En resumen, estos cálculos te servirán para los estados financieros que deberás añadir en tu plan de negocio y te darán una idea más exacta del beneficio que obtendrás a largo plazo.
Este contiene el valor de los activos, los pasivos y el capital de la empresa en un momento determinado. Debe cumplirse la ecuación contable.
https://contadorcontado.com/2015/02/24/como-leer-un-balance-general-o-estado-de-posicion-financiera/
Si se da el caso de que el total de activos no es igual a la adición del pasivo más el capital, significa que hubo un error al contabilizar cierta información o no se está financiando el 100% de los bienes, por lo que debe revisarse minuciosamente. Existe una ínfima probabilidad de que los totales sean negativos, lo que puede deberse a la depreciación o a las amortizaciones. 


Con esta herramienta se logra visualizar, con mayor facilidad, el valor de los ingresos, los costos, los gastos y las ganancias que ha generado una empresa en determinado tiempo. Este documento permite conocer si realmente se obtuvieron utilidades o si, por el contrario, hubo pérdidas.




Al final del estado financiero se muestra si han habido resultados positivos o negativos. El primer caso se trata de utilidades; el segundo, de pérdidas. No conviene tenerlo en números rojos, pues, desde el punto de vista financiero, difícilmente le otorgarán un préstamo. 


Registra los movimientos del efectivo en un período establecido. Puede efectuarse directamente o con la información del balance general y el estado de resultados. Algunos rubros que pueden considerarse incluyen el efectivo inicial del periodo, las ventas en efectivo, los créditos bancarios obtenidos, los aportes de los socios, la compra de activos en efectivo a corto y largo plazo, la compra de insumos al contado, los gastos de operación, los gastos financieros y cualquier otro que implique el uso de dinero efectivo.




Son parámetros que miden el cumplimiento de los objetivos de la empresa. Estos suelen ser el factor decisivo para que un inversionista se una al equipo de accionistas. Además, ayudan a determinar la rentabilidad del negocio. Los esenciales son el punto de equilibrio, la tasa interna de retorno, el retorno sobre la inversión y el retorno sobre activos.

El punto de equilibrio:


El cálculo estima la cantidad de unidades a un determinado precio que deben venderse para cubrir los costos establecidos. Hay que prestarle especial atención pues con este dato se puede mostrar al inversor el nivel de producción requerido para cubrir los costos fijos cada año.





La tasa interna de retorno (TIR):



Es la tasa de rentabilidad de los flujos de utilidades positivas y negativas que obtiene la empresa durante un periodo. El indicador determina si, después de varios flujos de utilidades negativas, los flujos positivos futuros permitirán que el inversionista obtenga una rentabilidad atractiva a lo que ha invertido según su costo de oportunidad. La TIR se obtiene cuando el Valor Actual Neto (VAN) es igual a cero.



El retorno sobre la inversión (ROI):


Como su nombre lo indica, la tasa permite saber el porcentaje de utilidad según lo invertido. Es decir, cuántos dólares se generan a partir de las operaciones de la empresa por cada dólar invertido.


El retorno sobre los activos (ROA):
La tasa indica cuántos dolares se generan a partir de las operaciones de la empresa por cada dólar existente en los activos.


Esta es la información primordial que debe contener tu plan financiero para atraer a futuros inversionistas. Sabemos que parece mucho para procesar, pero a la larga te convertirás en todo un profesional. Así como lo menciona Cristian Villamizar en su blog: 

Los números son poco emocionantes y seguramente no son la razón por la que decidiste emprender, pero recuerda, son el lenguaje en el cual vas a comunicar el éxito de la empresa que estás construyendo.


Casi todo emprendimiento inicia con pocos recursos, por lo que es de gran ayuda establecer en el plan cuáles son tus fuentes de financiamiento específicas. De ese modo corroborarás que posees el capital necesario para que tu negocio brille.
Para finalizar, recuerda que puedes auxiliarte de la mayor cantidad de herramientas que encuentres, como las funciones de excel y las plantillas descargables en línea. Intenta mostrar resultados positivos y atractivos para los inversionistas, pero siempre apegándote a la realidad y a los verdaderos resultados que obtendrás, sin inflar ningún dato.

Esperamos que estos tips te sean de utilidad. Si tienes consultas, no dudes en dejárnoslas en un comentario. Te responderemos lo antes posible.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.